Volver a Escuelas Solidarias

Sobre la No discriminación.

 Aquí les dejamos algunas reflexiones sobre la importancia de no discriminar a nadie, por ninguna razón. Sobre la importancia de no discriminar por razones de raza, de religión, de apariencia, de sexo, de posición económica…

A pesar de las grandes mejoras que ha habido en la sociedad occidental a lo largo de la historia, hoy en día, todavía hay grandes diferencias en nuestra cultura entre miembros de diferentes sexos. Empecemos con pequeñas cosas. En la actualidad, por ejemplo, el pelo; la sociedad mira mal que las mujeres sean calvas, o tengan el pelo canoso, en cambio, en los hombres es algo normal, que hasta los hace interesantes y maduros ¿Por qué? ¿Acaso es un vestigio de antiguas culturas (y no tan antiguas) en las cuáles la mujer tenía que estar atractiva y guapa para el hombre? Por favor, que ya estamos en el siglo veintiuno, ¿Por qué todavía seguimos juzgando a alguien por su aspecto de esta forma?

Ángel Luis Reyes Vázquez

La discriminación es una manera de ordenar y clasificar; y eso puede llegar a dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, políticos, religiosos, sexuales, etc.

De la discriminación negativa no obtenemos nada positivo, ya que, nos separamos en grupos, y no sólo eso. También hacemos que, en algunos casos, esas mismas personas que están o fueron discriminadas, discriminen a otras, formando así, una cadena interminable.

"La igualdad comienza cuando reconocemos que todos tenemos el derecho a ser diferentes"

– Quiero un mundo en el que las personas sean valoradas sólo por quienes son y no por su color, raza, sexo, religión, preferencia sexual… ¿Sólo lo deseo yo?

¿Por qué sabemos diferenciar lo que pensemos que no es como nosotros y no lo que está bien de lo que está mal?

 

¡DI TÚ TAMBIÉN: NO A LA DISCRIMINACIÓN!

Ívory Samos Acosta

 

Celia nos ofrece una selección de fragmentos que nos invitan a reflexionar sobre la discriminación:

 

“Una hormiga puede ser mas o menos astuta. Mas o menos grande, con mas largas o cortas patas,  mas o menos oscura, mas o menos pequeña.  ¿pero con que se queda el esto de las hormigas? Pues, tan solo, con si es o no trabajadora. Con si ayuda o no al hormiguero. Con si es fiel o no. Démosle una oportunidd a todas las hormigas.

—————————————————————————————————————————————

“No me juzgeis con la primera mirada. Porque entonces pensaré que soy menos que ustedes. Y entonces, me habré creido una mentira. Y ustedes no evitaries alimentarla”.

—————————————————————————————————————————————

– Sentémonos el uno en frente del otro.

-Tomemos un café.

-Dime que piensas de ti mismo. Te dire que pienso de lo que piensas de ti mismo.

-Mirémonos a los ojos.

-Mirémos a los que nos miran sin juzgar porque lo hacen. Miremos a los que no nos miran y juzguemos porque lo hacen.

– Y si esto no fuera suficiente, tomemos otro café.

————————————————————————————————————————————

¡Quiero jugar a ese juego!

¡Quiero ser su amiga!

¡Quiero presentar ese trabajo en grupo!

¡Quiero participar con ellos!

¡Tengo tanto que aportarles!

¡Tantas veces e querido estas cosas!

¡Tantas veces me han rechazado!

Y tantas veces… me rindo. Y tantas veces… me callo. Me hacen callar.

Celia Dominguez Gimbernat

 

Las niñas tienen mayor dificultad de acceso a la educación en seis de cada diez países:

 

Algo que parecía ya casi imposible aún sigue ocurriendo, la desigualdad se sigue manteniendo de tal forma que todavía, en numerosos países, las mujeres  no  pueden acceder a la educación.

Las desigualdades en el acceso a la educación entre los niños y las niñas siguen estando presentes. Menos del 40% de los países del mundo ofrecen las mismas posibilidades de educación, con independencia del sexo.

Esta situación refleja que todavía hoy en día es un reto facilitar ese acceso igualitario a la educación en el mundo. 

A nivel mundial, las niñas tienen menos probabilidades que los niños de ir a la escuela, aunque finalmente las niñas son las que suelen acabar los estudios y sacar  una carrera. Una situación que es más preocupante en países del Asia Meridional y Occidental en los que se aprecia que por cada cien varones que comienzan sus estudios sólo 87 niñas tienen esa posibilidad. El África Subsahariana es otra de las áreas geográficas en las que se aprecian diferencias significativas. En este caso, la relación es de 93 niñas por cada 100 niños que comienza la escuela primaria.

Clara Melián Sosa